24 nov. 2011

Serpientes marinas 1: Cadborosaurus willsi

El Cadborosaurus willsi apodado Caddy es una supuesta serpiente de mar avistada desde hace mucho en Vancouver, Columbia Británica, concretamente en la bahía de Cadboro. El nombre Cadborosaurus significa reptil (saurus) de Cadboro.


Desde 1734 se han informada de más de 300 avistamientos, aunque los indígenas ya conocían a esta criatura mucho antes de que el hombre occidental pisara aquellas tierras. Aunque los avistamientos se han dado por toda la costa Pacífica de Norteamérica, el epicentro es la costa de Cadboro. Entre los lugares donde se ha visto es San Francisco y en Naden Harbour donde se encontró un ejemplar a medio digerir en el estómago de un cachalote cazado por los balleneros.



La descripción no difiere mucho entre los testigos, casi todos dice haber visto un criatura serpentiforme con varias jorobas a lo largo de la espalda. Un cuello largo y una cabeza de caballo o camello. Sus patas delanteras son aletas y las traseras se han fusionado en una sola como la de las focas. Su espalada la recorre una fila de escamas y en algunos casos presenta aleta dorsal.

Los inuit de Alaska tienen muy presente esta criatura en sus vidas, hasta el punto de que tallan o dibujan su forma en sus canoas para mantenerla alejada mientras pescan. Recibe distintos nombres según la tribu. Hiyitl'iik en la zona de Manhousat, T'chain-ko para los Sechelt y Numskee lee Kwala para los Conox de Vancouver.

Algunas científicos dicen que se podría tratar de un pez remo, una especie de arenque con una de longitud de entre 5 y 17m y un peso aproximado de entre 100 y 500kg. Sin embargo, las jorobas de Caddy indican un movimiento oscilante de arriba a abajo, mientras que los del pez remo son de lado a lado.

En 2009 el pescador Kelly Nash filmó a una cabeza saliendo del agua y detrás de ella un enorme cuello. Las imágenes no se hicieron públicas hasta 2011.

Vídeo grabado por Kelly Nash

El primer avistamiento fue el 6 de julio de 1734 por el noruego Hans Egede cuando vio un terrible monstruo marino del mismo tamaño de su embarcación (unos 7m). En 1937 un ballenero rescató el cadáver de una de estas criaturas de las entrañas de un cachalote que cazaron previamente. Se tomaron varias fotografías (unas 38) y se cogieron muestras enviadas a un museo. Los resultados de las muestras nunca llegaron a darse porque se perdieron en el camino, aunque los encargados de museo quisieron tapar esto diciendo que era el feto de una ballena jorobada o yubarta (Megaptera novaeangliae), sin embargo, sin pruebas no se puede tomar como válida esta opción.
Fotografía del cadáver de 1937
Fotografía del cadáver de 1937





Fotografía del cadáver de 1937


Fotografía del cadáver de 1937

Los científicos más consagrados a este enigmático animal son Paul LeBlond director del programa de las Ciencias de la Tierra y del Océano de la Universidad de la Columbia Británica.y Edward L. Bousfield, Zoologo retirado del museo canadiense de para la Naturaleza, en Ottawa. Estos dos hombre han recogido más de 200 casos y avistamientos. 


 En 1987 el capitán Hagelund y su hijo navegaban en la isla de Decourcy, en las Islas del Golfo. Ambos vieron una irregularidad en la superficie marina, justo donde habían echado el ancla. Se acercaron con una barca inflable y vieron como una serpiente marina sobresalía para respirar. Sus dos grandes ojos enfocaban hacia adelante. Hageland se las arregló para atrapar al extraño animal y lo llevaron al bote. La criatura medía menos de medio metro con solo dientes en la mandíbula inferior. El abdomen estaba recubierto de un pelo blanco amarillento. Tras varios minutos de chillidos y ''pataleas'' del animal el capitán Hadgelund optó por liberarlo.
Retrato robot de lo que capturó el capitán Hagelund.


Los ejemplares juveniles no muestran una clara diferenciación entre el cuello y la cabeza, al contrario que los adultos, con sus largos y estilizados cuellos. Los grandes ojos les proporcionan una visión estereoscópica, importante a la hora de calcular distancias en la oscuridad. Las escamas de la espalda se enderezan conforme el animal crece, ayudando a mantener la estabilidad en el agua, algo parecido a las aletas dorsales de peces y delfines. Lo más probable es que este animal se trate de una especie deconocida de plesiosaurio (extinguido), cetáceo (ballena) o pinnípedo (foca). 

Dos fotos hechas en 1966 por una cámara submarina. Su parecido con la cabeza y el cuello de Caddy es innegable.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario