4 nov. 2011

No debes volver sola a casa

Una chica sale de una discoteca a altas horas de la noche. Ha discutido con sus amigas y prefiere volver sola a casa antes que volver con sus ex-amigas. Para llegar a casa tiene que coger un taxi o volver andando. Al no conseguir un taxi decide irse andando. Para llegar a casa deba cruzar un parque antiguo. Cuando esta en el centro del parque se le rompe un tacón y se sienta en un banco cercano para quitarse el otro. Mientras se
quita los zapatos siente como alguien la observa.

Se gira y no ve nada. Vuelve a mirar hacia delante y ante ella se encuentran tres hombre encapuchados. Ella muerta del miedo pide clemencia por su vida. Los hombres contestan a la vez:
-Para escapar
tres pruebas
tendrás que pasar.
Si no las superas
tu virginidad perderás-.

La chica llora y les pregunta qué debe hacer. Ellos responden que cada uno le dará dos opciones y ella tendrá que elegir una de ellas.

Ella pregunta al primero:
-¿Qué debo hacer?


Él le dice:
-Violación o sonrisa del payaso.
Ella dice:
-Sonrisa del payaso- no tiene ni idea de que es eso.

El hombre se saca una navaja de la túnica que lleva mientras los otros dos la sujetan. La raja con la navaja desde la boca hasta la oreja. Y dicen:
-Una prueba menos.

Ella le pregunta al segundo:
-¿Qué debo hacer?
Él le dice:
-Puñalada o patada

Ella elige patada y la colocan delante de un bordillo. Le dicen que muerda el bordillo. Mientras lo muerde siente que la dan una patada y se rompe los dientes. Llora y sangra suplicando por su vida. Y dicen: Una queda nada más.                                                      
El último hombre no le deja opción, directamente le dice:
-Pellizco

Ella se siente menos preocupada pero el hombre se saca unos alicates de la túnica mientras los otros dos la empiezan a desnudar. Le quitan el sujetador y con los alicates pellizcan los pezones y empieza a tirar hasta el punto de que se lo arranca. Hace lo mismo con el otro. Los tres hombres dicen:
-Has demostrado tener valor, te perdonamos la vida.

La chica huye desconsolada hacia su casa donde sus padres la llevan a un hospital cercano, el hospital Álvarez Buylla. Allí tras unos cuantas operaciones consiguen restaurar parcialmente la el rostro de la joven. Desde aquel momento no se la volvió a ver fuera de su casa. Algunos dicen que se fue de allí, otros que sigue en su casa, atormentada, esperando que la vida pase y que el mundo y ella misma olviden todo lo ocurrido...                                                                  

No hay comentarios:

Publicar un comentario